Naucalpan de Juárez, Estado de México, México 2012

Organizer: Ch Bukejov

Contact: chbukejov@gmail.com

-¿Traes cambio?

-¿Cambio de a cuanto?
[
… y si tan solo en morraya,
y no junto la vía lactea por letras
con palabras de Tierra
de ser ente seres diferentes
,corazón y razón liados
por la espinal día a día esponja que nos vida…

…en un trozo del allí allá,
donde papeles con mirada tinta
o voz reflejo por cristal hueco…
]
– De a cien mil poetas
– ¿Y donde están que no los veo?
– Desde el oriente extremo hasta este texto.

Reseña del evento, por Ch Bukejov

Entonces, pues ya era tarde. El tráfico naucalpense centro, tenía un que otro poeta atorado.

En el lugar, Colegio Mexicano de Fotografía sección Cafetería la Azotea, la nerviosidad de los organizadores variaba; unos sabían del tráfico, otro sabía del tráfico pero no lo esperaba, así que ya siendo veinte minutos tarde, esa tarde, Naucalpan se sintonizó con el mundo. ¿Qué iba a pasar? ¿Cuántos llegarían al final? Nadie podía decirlo, el detalle fue que nadie se perdió en el transporte público y nunca nos dijo.

Tres veinte de la tarde del 29 de septiembre, comenzó.

Gibrán Sepúlveda y Ch Bukejov dieron inauguración al evento con unas breves palabras intencionadas de liar neuronas al cambio internacional cambio poetizal de aquí allá, y de yendo vuelo. Ezau Gutiérrez, cantautor del vecino municipio de Atizapán. despegó de su carpeta, entre micrófonos , fuera de las bocinas y con  el sol de la ventana sobre la espalda; canciones tranquilas con jiribilla en el recuerdo ajeno, olas que se ponían a mar en la audiencia que se dio paso sentir marea de cuerdas, enredándose sin madera compañera con las cuerdas vocales de Gibrán Sepúlveda, quien desde su cuaderno sedujo al público con verso fresco de ironía y sugestivos actos que de fin sugirieron a la musicalidad que nos embarró Rafael Fausto con sus canciones estilo corrido y letras de consciencia seca en un ambiente que se promociona adecuado.

De luego el público ofreció su primer aporte, un joven estudiante venido de algún lugar lejano abrió el libro en donde trae su pasado y nos dejó entrar, ¿su nombre? Luis Ignacio, de pocos poemas con letras abundantes e imágenes a ritmo de río dejó la corriente lista para que subiera la música al escenario, esta vez no era la guitarra una voz más, era la; David Cortés fue quien puso a descansar las letras y retoñó la obra de Mangore; así fue dándose el cambio, distintos tiempos, personajes y situaciones relatadas daban atmósfera, era la calma tras la cuerda la tarde con tragos y gente aún llegando, y para entonces ya había llegado una poeta joven, de allá de Ciudad Azteca, Ilse García, chica algo nerviosa decía estar ahí con el público listo a internarse en divagares, decía; ya en escena dejó volar parte de sus emociones, plácida y suave escurrió por las bocinas con alegrías en la voz que las manos tatuaron del día vida y realidad, y con ese trote deslizó puesto y público se hizo para atrapar letras de Ch Bukejov, este aquel traía en su sombrero escritos que eran el destino de los aviones de papel que estrellaron se con la asistencia humana. “¿qué dice su avión?… de acuerdo, entonces va este verso” parlaba y leía, preguntaba, leía; por sendas y entes ponientes el vuelo planeaba, la tarde se tendía a escuchar lo que aviones venían y de navegar se aterrizó y el micrófono voló al público hasta un sujeto ni poeta ni músico pero si etnólogo con resaca música, Alberto David, oriundo de la zona, quien a guitarra prestada desenvolvió canción de hermana urbana saturación en el diario.

Cambiando de voz, Rafael Fausto acude a escena otra vez, y esta vez con su poesía, algo tranquila algo lejana, algo como el recuerdo de un paraje donde nada pasa para dejar en la memoria todo, de igual manera David Cortés pasa la voz de los dedos a la garganta y polizonas poesías en las cuerdas bocales sacaba de paseo. Para este momento el público sugería ser el mismo, aunque a ojo de buen cubero varios rostros eran nuevos, tales tales tomaron asiento mientras los Thinners elevaban consonantes rasgueos y lírica de ácido aliento, ondas sonoras rebotando con aroma de rocanrol. Despertaba se el final, agotados los enlistados, Pedro Nieves atendió la atención pública, que para entonces ya era pacigua y algunos etílica. En ésta atmósfera más bacanal ofreció su lectura con voz de vida hecha camino y recuerdo, tersa estrujante fue, para abrir puerta a una joven que secolocó en el espacio. Sheila Cano refrescó el ambiente, tras tantas voces con callo rondando el escenario, ella desdobló sus hojas con tenue aliento lo que hasta ahora por medio de la tinta ha escurrido de poesía; mientras tanto, para quien no se haya dado cuenta, llegó quien fuera la última participante en 100Mil Poetas por el Cambio en Naucalpan de Juárez. Muluk Uaxac Ben, poetiza con seductor temple en su recitar, algo oscura y directa de voz baja daba cierre fluyente a un par de horas en las que la poesía tomó la vida del tiempo y atravesó cuerpos para cambiar ondas sonoras por neuronas con brotes de la nueva memoria. Así que después del final, Ch Bukejov, cerró el evento con la escribida “¿Traes Cambio?”.

Y sin más en el recuerdo cierro esta reseña escribiendo:

Qué mejor cambio que el de una invitación por una asistencia a un evento que propone unir distintas comunidades con un mismo propósito para distintos fines.


 

 

This entry was posted in MÉXICO, Naucalpan, Edo. de México and tagged , . Bookmark the permalink.

7 Responses to Naucalpan de Juárez, Estado de México, México 2012

Leave a Reply

Your email address will not be published.