Tendedero Poético, Xalapa, Veracruz, México 2012

¨POETIZAR LA VIDA Y SOCIALIZAR LA POESÍA¨

Colectivo/Collective: Adict@s a la poesía www.adictosalapoesia.org

Organizer: Mirna V. Viveros                              e-mail: adictosalapoesia1@gmail.com

Facebook: Adict@s a la Poesía                              Twitter: @poetasadictos

TENDEDERO POÉTICO 

En los lavaderos de Xallitic, Xalapa, Veracruz. México.

El día 29 de septiembre de 2012, se llevó a cabo el segundo evento anual global de 100 Mil Poetas por el Cambio, una organización que convoca a poetas, artistas y músicos, para exigir cambios en el medio ambiente, así como sociales y políticos, en el marco de la paz y la sustentabilidad.

Adict@s a la Poesía se sumó a esta convocatoria, organizando en los Lavaderos del barrio Xallitic  un “Tendedero Poético”, que se llevó a cabo el sábado 29 a partir de las 11:00 horas.

Escogimos este emblemático barrio xalapeño —fundado en las orillas de un manantial por grupos indígenas totonacas— que se encuentra ubicado entre las calles Lucio y Madero, en el centro histórico de Xalapa, para desarrollar nuestro evento poético que    consistió en invitar a todas las personas que quisieran escribir un verso por el cambio,  el cual se colgó en el “Tendedero Poético”. También se les invitó a que leyeran poesía de algunos libros que llevamos o a que compartieran sus propios escritos.

Tendedero en los Lavaderos de Xallitic, en Xalapa, Veracruz

Así fue transcurriendo el tiempo (de once de la mañana a las cuatro de la tarde)  dentro del cual se leyeron poemas y escribieron versos de: Ramón López Velarde, Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Silvio Rodríguez, Dylan Thomas, Mirna Romero, Angélica González, María Nogueira, Gabo Rústico, Elizabeth N, Santiago X. Angélica González, María Rosa Muñoz, Yamir Castilla Castañeda, Manuel Martinez, Mirna Valdés V.

Al evento asistieron Gabo Rústico, Elizabeth N, Santiago X. Doña Tevinda y su nieta Xadani, Mirna Romero, Sara Salazar, Angélica González, Piedad Hernández, María Rosa Muñoz, Yamir Castilla Castañeda, Manuel Martinez, Mirna Valdés, así como algunas amas de casa, niños, artistas, jóvenes, ambulantes, universitarios, maestros, empleados, en sí muchos transeúntes —de los cuales nos fue imposible guardar sus nombres— que ese último sábado de Septiembre acudieron convocados por los 100 Mil poetas por el cambio.

Lavanderas y poetas

Aquí una muestra de algunos poemas y sus autores:

 

De Mirna Romero

Lo sé de Cierto… (No supongo)

Sé que hay perros

Que orinan en ciertas esquinas

Y que eligen al azahar

En una encrucijada el camino a Tomar

Sé que hay hombres lobo

Que en alguna Noche de Luna

Deciden no aullar

Sé que hay niños buenos

Que aunque bien se porten

Se van a la cama sin cenar

 

Sé que el mundo actual no es perfecto

Que hay corrupción en el gobierno

Y que algunos poetas

Que antes escribían descalzos

Y ahora se portan snob

Y cuando mueran se irán al infierno

Sé que la luna

En su bicicleta de cristal

Una vez me invitó a pasear

 

Sé que hay un silabario

Un futuro calendario

Una nueva página en el diario

Una nota que sobre mí

Nadie ha publicado en el blog

Sé que hay conspiraciones

Que hay ratas en los panteones

Que de papeles

Se han anegado mis cajones

 

Sé que lucho cada noche

Por seguir siendo yo

Por escribir libre y sin guía

Sin rendirle a nadie pleitesía

Sé que no hay recetas para escribir poesía

Y que no ha llegado mi hora

De inscribirme en el club de la banalidad

Sé que las noches frías son inherentes a la melancolía

Y que las estrellas se desangran enmudecidas

Y sé que pese a todo mi corazón sigue latiendo

Y mi alma ardiendo en un crisol…

Piedad Hernández

 

De María Nogueira

¿No me cambia…?

Pensar que el mundo está mal,

que está hundido en mentiras de arcilla.

que se acerca rápido su final,

y que hay corrupción apestando en las esquinas.

Mirar la guerra y reclamar el cambio,

cambios radicales, no cambios ligeros,

cambiar las armas por los labios,

y los ‘te odio’ por ‘te quieros’.

Cambiar la justicia en garantía,

que si por defectos falla,

apoyar al que con fe porfía,

y convencer al que por miedo calla.

Cambiar mi lado izquierdo

por el derecho de volar al sur,

creer que con el tiempo

el mundo será más azul.

cambiar las monedas en la tienda

por un poco de paz y de pan,

cambiar la mente y las alas,

¿por qué? ¿Para qué cambiar?

cambiar el mundo, los ojos,

cambiar el ‘tu y yo’ por el ‘nosotros’.

Y al ‘nosotros’ sumar a los nuestros,

preguntar al tata ¿no me cambia

por mis versos su sabiduría?

que la vida se nos acaba,

pero nunca la poesía.

De Angélica González

Amor de patria

 

La patria es como el amor, tan inasible

Nace que nace por boca, boca que agarra los labios

Besa que besa los ojos, dedos, narices y manos

La patria es soñar despierto, garabateando las horas

la patria te lleva encima, te lleva dentro, tan sola

la patria es ésa que aún, no ha salido de los sueños

la patria es la que hace manos, y hace tripas el cerebro

la niña que vive en ojos, y rebota en el recuerdo

la niña es esta nación, que se ha volado de incendios

es sirena imaginada, que se asolea los lamentos

patria que se inventa sola, con cascabeles al cuello

es dama de trapo y fuego, de miel y espinas por dentro

la patria, patria de ojos, papel de luna por dentro

la patria de los Velarde, indescubierta por cierto

la ráfaga de la patria, patria no estás y te encuentro

ésa la del nombre verde, y el espíritu sangriento

el imperio cabalgando sobre los dientes de un perro

patria del papel de china, del papel de tu esqueleto

carta en la mano que dice:

No te he buscado y te encuentro.

Xadani, poeta emergente y residente del barrio de Xallitic

De Manuel Martínez Morales
CATALEJO

Te hablé de Marx

y de su descubrimiento

asombroso:

se puede mover al mundo

de su lugar,

situarlo en otra galaxia

girando entre otros soles.

 

Por eso

brota de la oscuridad

el odio

de aquéllos

que desean

al mundo inmóvil.

 

Por eso

surge

el temor

ante la lucidez

del cerebro ágil

que concibe otros mundos.

 

También dijo Marx

que para mover

el mundo

hay que pisar

fuerte

sobre la tierra

 

Que ese otro mundo

habrá de alcanzarse

con el trabajo terrenal

corpóreo

de hombres y mujeres

empujando parejo.

 

 

El proletariado

es el portador

de esa posibilidad

-no hay de otra-

los que no tienen

otra cosa que perder

más que sus cadenas.

 

Para conseguirlo

exclamó Lenin,

mantener la cabeza fría

y el corazón ardiendo

estar atento

a la chispa

que incendiará

 

la pradera.

 

Te hablé de Marx

la dialéctica

y la imaginación,

también de la ciencia

la poesía

y de esta carne

abierta

que no encuentra

más reposo

que en tus brazos.

Tú invocaste a Marcos

y al señor Durito

de la Lacandonia

con su catalejo mágico

avistando ese otro

mundo

en que quepamos todos.

Una de las organizadoras, miembro de Adictos a la Poesía, Mirna V.V.

De Mirna Valdés Viveros

Hay palabras tan duras, que golpean la mente

OBRERO DE LA CONSTRUCCIÓN

A golpe de martillo forjaste tu existencia.

Con el sol caníbal a tu espalda

dejas pasar la adolescencia

atrapada tienes la amargura

y el hambre te sale por los poros

pero acorazado sostienes el espíritu

cuando te castiga duro la fatiga.

 

Con callosa mano

sujetas el fierro que te ofrece resistencia

y a cada impacto del hierro en la grava o asfalto

el sonido evoca la sequía de conciencia.

 

Obrero de la construcción

de corazón ortopédico

hijo pródigo de la madre de las mil batallas

en esta sociedad dictatorial en decadencia

no valen sacrificios

pues vamos navegando en un mar

de vicios y apariencias.

 

Obrero de la construcción

te asestaron a traición y por la espalda

un desgarrador golpazo

ese partido político gandul

mudo y necio que nunca escucha

y solo vive para su beneficio.

 

Oye bien obrerito de la construcción

no cierres tus ojos de espanto

abre tu boca para que salgan

las palomas prisioneras

que revoloteando están

y te dicen que no caiga en la indiferencia

el aislamiento y la explotación

que ya está llegando el día

en que a gritos piedras palos

exijamos acabar con todo esto

que oprime y nubla la curva de tu corazón.

This entry was posted in MÉXICO, Xalapa, Veracruz and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.